Desmontando 7 mitos sobre aprender inglés

mitos aprender inglés

Mitos sobre aprender inglés

En este post os voy a desmontar una serie de mitos sobre el aprendizaje del inglés.

Mitos que muchos damos por ciertos, sin siquiera plantearnos la razón por la cual se considera como una verdad irrefutable algo que puede que no tenga mucho sentido… ufff que frase más larga  🙄 …casi tanto como este post 😉

Mito 1: Los niños aprenden inglés más rápido

Este es uno de los mitos más famosos.

Es una frase es muy típica pero es (en parte) falsa.

No digo que no haya parte de razón en la afirmación, pero no es tan determinante como parece.

Os lo explico un poquito:

Muchas veces se afirma rotundamente que los niños pueden aprender inglés (o cualquier otro segundo idioma) más rápido que los adultos.

Lo hemos visto muchas veces, niños inmigrantes traduciéndoles conversaciones a sus padres y esos mismos niños hablan sin acento español (cosa “imposible” para los padres).

Esta afirmación se basa (aunque no sepamos de que va) en el “critical period hypothesis

Se argumenta que los niños son superiores en aprender segundas lenguas porque sus cerebros son más flexibles y, de alguna manera, el cerebro de los adultos lo tenemos congelado (“frozen brain hypothesis“).

En realidad es que los niños sí son como esponjas en muchos temas y están más motivados para entenderse con sus compis de clase para jugar en el recreo.

Están más motivados que un adulto en el trabajo que con saberse algunas frases y expresiones de su rama ya les sirve.

De esta manera, los niños viven más situaciones en las que están “forzados” a entenderse en inglés.

Sin embargo, investigaciones científicas han demostrado que los niños en comparación con los adolescentes y adultos aprenden menos inglés en situaciones controladas.

La excepción: la pronunciación

Sin embargo, en el área de pronunciación, los niños sobresalen y superan a los adultos. Porque el tema de la “flexibilidad del cerebro” sí tiene aquí un peso importante.

Ten en cuenta que la pronunciación implica patrones motores del cerebro que se han “fosilizado” al aprender la lengua materna y, a un cierta edad, es difícil (pero no imposible) alterarlos debido a la naturaleza misma de los mecanismos neuropsicológicos involucrados.

De esta manera comprobamos que los niños pueden aprender a pronunciar inglés con un acento nativo más fácilmente, pero los adultos son mejores en “aprender” el idioma.

Con lo que nos vamos al mito número 2

Mito 2: Soy demasiado viej@ para aprender inglés

Por lo que he explicado arriba, nunca se es demasiado viejo para aprender inglés, porque gracias al sistema de aprendizaje más maduro del adulto, los más “viejos” podemos entender estructuras gramaticales más complejas y memorizar nuevo vocabulario mucho más deprisa.

Por eso nunca es tarde para aprender inglés.

Pero sigamos,…

Mito 3: Para aprender inglés (segunda lengua) tendríamos que aprenderlo como aprendimos español (lengua materna)

Siempre hay algún profe que recomienda que debes aprender inglés de la misma manera en que aprendiste español.

Eso, científicamente es imposible si ya eres un adulto.

Otra cosa es que aprendieras español e inglés al mismo tiempo (pero eso es otro tema, entraríamos ya en el bilingüismo).

Aprender inglés (como segunda lengua) NO es lo mismo que aprender español (lengua materna) porque cognitivamente ya hemos avanzado y hemos creado (como os explicaba antes) nuestros patrones neurolingüísticos.

Por tanto es imposible romper estas estructuras cognitivas del cerebro y, por consiguiente, el proceso de aprendizaje del inglés es, en esencia, diferente de cómo aprendimos español de niños (Dulay and Burt, 1974, Pinker, 1994).

La afirmación de que los adultos deberíamos aprender inglés con los mismos métodos que aprendimos español (natural approach) es una estrategia difícil de mantener.

Los niños aprenden su primera lengua en una inmersión total en al que son bombardeados con el idioma unas diez horas al día o más. El idioma y su aprendizaje son una parte natural del entorno.

Para los adultos que aprenden inglés (o cualquier otra lengua extranjera) la situación es muy diferente.

Los adultos trabajan y tienen compromisos familiares y quizás solo le puedan dedicar un tiempo limitado a aprender inglés…

Mito desmitificado… 😉

Mito 4: Aprender inglés en clase es mejor que aprender solo por Internet

Cuando hace unos años empezaron los primeros cursos y blogs dedicados a la enseñanza del inglés, nadie confiaba en que realmente estos recursos virtuales fueran realmente útiles para aprender inglés.

Se consideraba que donde verdaderamente aprendías inglés era en el colegio y en las academias destinadas a ese fin.

Más de una década después, se ha comprobado que la enseñanza virtual tiene un porcentaje de éxito altísimo.

Las razones son las siguientes:

1- Tiempo y esfuerzo

Dominar la gramática, el vocabulario, la pronunciación del inglés así como las habilidades receptivas del listening y el reading, requiere un tiempo y esfuerzo considerable y un montón de práctica de listen and repeat que no es factible en una clase.

2- Particularidades

También se tiene que tener en cuenta las peculiaridades de cada alumno, de cada persona.

A unos les costará más aprender los secretos de la pronunciación en inglés y otros tendrán más problemas en entender cómo se forman las frases en inglés o cómo funcionan las diferentes estructuras sintácticas.

Cada persona necesita su tiempo particular para practicar lo que más le cueste y os aseguro que el ordenador (y los que estamos detrás de él) somos unos profes muy pacientes.

Si te conectas a Aprende Inglés Sila, me puedo quedar ahí toda la noche 😉

Por lo tanto, cuando aprendes inglés online puedes dedicar el tiempo que necesites para desarrollar tus habilidades lingüísticas.

3- Feedback

Otra ventaja de aprender inglés online, es que en general, en cursos online, tienes el feedback instantáneo.

En cuanto el alumno ha completado un test o un ejercicio en inglés, al segundo recibe la respuesta correcta y muy a menudo, una explicación de porqué esto es así o asá.

Es muy difícil que eso pase en una clase, a no ser que sea con un profesor particular, don’t you think so?

4- Mejor poco muchas veces, que mucho pocas veces

Es mejor aprender poquito en intervalos cortos que recibir un montón de información dos veces a la semana.

Si aprendes inglés por Internet te puedes distribuir tu tiempo y tu aprendizaje.

Existen cursos muy interesantes que se adaptan a ti, a tu progreso y al tiempo de que dispones (por ejemplo, Lingualia).

En cambio, si vas a una academia, sueles recibir un montón de material e información una o dos veces por semana, por lo que el alumno acaba agobiado y sobresaturado.

¿Recomiendo aprender inglés online antes que ir a una academia de inglés?

Pues no.

Parece que me estoy contradiciendo.

Solo os quiero mostrar que una forma de aprender inglés no es mejor que la otra.

Y para conseguir súper resultados, lo mejor es una combinación de ambas.

Aprender inglés en una academia es bueno porque se entra en la dinámica de grupo, ganas en motivación y tienes ese empuje extra que necesitas cuando estás a punto de tirar la toalla.

Y si a la academia y al aprendizaje online le podéis unir clases particulares de inglés por Skype (o en persona), entonces sí que ya lo petáis.

Mito 5: Entiendo inglés, con eso me basta

Es importante desmontar este mito tan extendido porque entender una lengua no es lo mismo que “producirla”.

Implica dos procesos mentales bien diferenciados (demostrado por la lingüista canadiense Merrill Swain).

En su estudio explicó que podemos comprender una lengua aunque no acabemos de entender cómo funciona la gramática, siempre y cuando entendamos la situación o el contexto donde está sucediendo ese dialogo.

Por ejemplo, muchos profesionales tipo médicos o sociólogos pueden entender casi perfectamente un libro en inglés que hable sobre un tema que ellos conocen, pero a la hora de hablar inglés se traban y no les salen las palabras.

¿Cómo es posible que si eres un experto capaz de leerte 1.685 páginas de un tomo sobre chemotherapy o myocardial infarction te cueste tanto dar una conferencia sobre el tema en inglés?

El caso es que es muy difícil expresar mucho más que ideas básicas en inglés si no tienes la gramática necesaria.

Sí, en un restaurante puedes pedir a salad and a steak, pero si tienes que realmente comunicarte, por ejemplo en un entorno de trabajo,  primero te va a costar atreverte a exponer tus ideas si ni siquiera sabes cómo formar la frase (pierdes confianza en ti mismo aunque tu idea sea una genialidad).

Mito 6: Aprender a pronunciar bien en inglés NO es importante

Muchos estudiantes de inglés consideran que mientras se puedan comunicar de una manera básica en inglés, el tema de aprender a pronunciar correctamente en inglés es secundario: “Mientras me pueda medio expresar, ya me vale”.

Maaal, muy mal.

Es verdad que en muchas academias de inglés, la pronunciación es secundaria, primero porque el profe no tiene tiempo de corregir tooodos los errores de pronunciación que cometen los alumnos (se pueden centrar en los grandes errores) pero no van a interrumpir al alumno cada vez que cometa un error si pronuncia mal 4 palabras en una frase de 7 palabras.

Además, muchos profes no han estudiado fonética y no saben exactamente cómo ayudar al alumno a que coloque los órganos de articulación de una manera determinada para conseguir un sonido específico.

Como resultado, la pronunciación es uno de los temas más ignorados en las clases de inglés.

Si eres de La Coruña y tus compañeros de clase también hablan castellano igual que tú, por tanto con un acento inglés muy parecido al tuyo, no vas a tener demasiados problemas para entenderlos, ni ellos a ti, ¿no?

Por eso mismo, puedes considerar que tu pronunciación en inglés es suficientemente buena, “El profe no me corrige y en clase todo el mundo me entiende…”

Pero te puedes llevar una muy desagradable sorpresa si decides ir a pasar un finde a Londres y te das cuenta que no te entienden ni con señales de humo…

La pronunciación es vital para que te entiendan en inglés.

Es importante dominar los sonidos del inglés tan diferentes del español, tanto las consonantes como las vocales.

Sobre estos últimos sonidos (vocales en inglés) he empezado una serie en mi blog escrita por una auténtica experta en este tema (Nena Devos) que te ayudará a dominar la pronunciación desde una perspectiva de una hispanohablante con un marcado acento sevillano, pero con una pronunciación en inglés impecable.

Lo que nos lleva al mito número 7

Mito 7: Si eres español, siempre tendrás acento español al hablar inglés

Esto no es bueno ni malo. Ni tampoco es real.

Vayamos por partes.

No es lo mismo pronunciar bien las palabras para que te entiendan a mantener un poco de tu acento de Madrid.

Penélope Cruz, tiene buena pronunciación pero no ha perdido su acento español.

Mucha gente piensa: “¿Si no he nacido en un país de habla inglesa porque tengo que hablar inglés como ellos?”

Es un pensamiento patriótico y lícito, lo cual no significa que no puedas hablar inglés como un nativo, si realmente te lo propones.

Puedes conformarte a hablar como Penélope (guay) o puedes aspirar a, ya que hablas en otro idioma, adoptar también su acento.

Eso es más decisión tuya que de nadie. Implica un esfuerzo extra que tal vez no quieras hacer, it’s up to you!

No existe ninguna razón por la que no puedas aprender a pronunciar inglés como un nativo (nunca te será tan fácil como a un niño como he explicado en el mito 1, pero no es imposible).

Necesitas tener unas dotes mínimas para la imitación. Si no las tienes, ve practicando… imitando los dejes y ritmo de las palabras de tu pareja, de tu madre, de tu perro..

Luego, cuando empieces a imitar a angloparlantes, imita la frase de una peli, graba tu voz con el móvil y compara la grabación con el original,

¿Tu frase se acerca a la original?

Ni de lejos.

Grábate otra vez.

¿Se acerca ahora?

No

Vuelve a hacerlo

¿Se acerca ya?

Un poquito..

Pues sigue intentándolo hasta que pronuncies esa frase como el actor de la tele.

También es importante que centres parte de tu aprendizaje del inglés en la fonética (nunca me cansaré de decirlo) y que vayas practicando tu pronunciación de diferentes maneras, como las que propongo en las 10 mejores 10 webs para mejorar la pronunciación en inglés.

Te llevará tiempo y esfuerzo, pero para eso estamos aquí.

Si te lo propones, believe me, lo puedes hacer…y puede que nunca llegues a hablar exactamente como un obrero de Manchester, pero con estas técnicas te aseguro que cuando hables inglés, dejarás a los oyentes angloparlantes confusos… “A este tipo no le pillo bien el acento, ¿es de Manchester o de Newcastle?” 😉

Tengo muchos más mitos que desmontar, pero por hoy creo que ya os he dado suficiente la tabarra. Seguiremos otro día, deal?

Y si quieres seguir todas mis actualizaciones, no te olvides suscribirte a mi blog (al final de este post o arriba en la barra lateral derecha). De regalo te llevas 55 páginas en PDF de mi libro LOS VERBOS EN INGLÉS.

¿Conoce otros mitos? Si quieres dejar un comentario aquí abajo, dando tu opinión sobre lo que opinas sobre estos “mitos” o sobre otros que existen sobre el aprendizaje del inglés, you’ll make me very happy! 😉

Enjoy! 😉

References:

  • Language Teaching and Learning. (pp. 76-79). London: Routledge.
  • Challenging Common Myths About Young English Language Learners
  • Language Acquisition. Cambridge: Cambridge University Press.
  • White Paper: The 7 Myths of Language Learning Global English 

FOTO: CC0 Public Domain