Inmersión lingüística: Campamentos de verano en inglés

Sasha foto

¿Qué es un programa de inmersión lingüística en lengua inglesa?

Para explicarlo de una manera fácil, inmersión lingüística significa “sumergirse” y bucear en el idioma inglés para hacer que éste se convierta en una forma natural del alumno para expresarse.

 Escuelas que ofrecen inmersión lingüística

Hay cientos de escuelas que ofrecen programas de inmersión lingüística. Existen diferentes tipos de inmersión. Hagamos un paralelismo con “nadar en el mar” vs snorkeling (nadar con gafas tubo y aletas)  vs bucear (Scuba Diving).

1) Nadar: Son los centros que ofrecen una inmersión lingüística parcial mínima. Es decir, algunas clases se imparten en inglés, más o menos un 10% o 15% por ciento de clases son en este idioma.

2) Snorkeling: Luego tenemos los centros que ofrecen algunas clases en inglés. Los alumnos pueden aprender, por ejemplo, historia, matemáticas y ciencias sociales en inglés, pero otras asignaturas son impartidas en la lengua oficial del país.

3) Bucear: Cuando buceas, no tienes contacto con la superficie (siendo la superficie tu lengua materna). En los programas de inmersión total, los profesores sólo utilizan la lengua inglesa para comunicarse con sus alumnos.

Ventajas y desventajas

Las ventajas del “buceo” son obvias si deseas que tu hijo llegue a tener un nivel bilingüe de inglés-español, pero la gran desventaja es que estos colegios (hasta que los gobiernos no se den cuenta de la extrema importancia de la inmersión lingüística) suelen ser privados y, por lo tanto, carísimos.

Otras opciones                                                               

¿Qué otras opciones tengo si no me puedo permitir un colegio privado que ofrezca un programa de nado, snorkeling o buceo?

El mercado se ha dado cuenta de la necesidad de ofrecer a nuestros jóvenes una enseñanza bilingüe y, por tanto, opciones mucho más rentables e igualmente eficaces están apareciendo día a día.

Una de las mejores opciones para que los niños y adolescentes se sumerjan en el idioma inglés durante una temporada son los famosos campamentos de verano en inglés en los que la inmersión lingüística es total durante un cierto periodo de tiempo.

Para adentrarme más en este tema he querido entrevistar a una experta en este campo que nos podrá aclarar nuestras dudas sobre lo que es la inmersión lingüística en un campamento de verano. Quiero saber, aparte del gran ahorro económico que supone para los padres un curso de dos meses en vez de varios años de grandes desembolsos económicos en matriculaciones en colegios privados, ¿qué ventajas ofrecen estos campamentos de verano?

Nuestra experta de hoy se llama Sasha Pearson, monitora de campamentos de verano en los que el inglés es la lengua única de comunicación. Sasha es trilingüe (inglés-español-catalán), es licenciada en Filología Inglesa y está cursando el máster de Formación del Profesorado de Secundaria en la Universidad Pompeu Fabra.

Sasha nos explicará, desde un punto de vista profesional, que pueden aportar estos campamentos de verano a niños y adolescentes para que adquieran el inglés de una manera natural.

Sila: Quiero empezar por los más obvio ¿por qué te parece importante la inmersión lingüística?

Sasha: Creo que la inmersión lingüística es importante para los jóvenes que estudian inglés porque aprenden el idioma de una manera distinta a la que están acostumbrados en sus clases del colegio o instituto o en sus clases extraescolares de inglés. Creo que pueden experimentar lo que es aprender de manera “natural” y sin esfuerzo un idioma que no es el suyo. En los campamentos de verano no se imparten clases de gramática inglesa pura y dura, sino que  son clases motivadoras. Los profesores intentamos hacer las clases lo más amenas y divertidas posibles.

 Sila: ¿Qué ventajas aportan estos campamentos a los niños y adolescentes?

Sasha: Las ventajas son que están expuestos al idioma el 80% del tiempo del Summer Camp. Digo un 80% porque hay situaciones en las que es imprescindible utilizar el idioma nativo para dar explicaciones importantes, y como no… ¡para regañar! Además, cuando los monitores no estamos presentes, los chavales aprovechan para hablar de sus cosas en su lengua materna y, por eso, es inevitable que de vez en cuando hablen  en español entre ellos.

Sila: Sasha, tú que has experimentado este tipo de campamentos desde dentro, ¿crees que este tipo de inmersión es una opción apropiada para todos los niños o depende de su personalidad?

Sasha: Creo que sí puede ser una opción apropiada para todos. En el campamento nos ocupamos y preocupamos de que todos los niños se relacionen entre ellos y que aprendan a perder la timidez y la vergüenza. Generalmente,  tras sólo un par de horas de haber llegado al campamento ya están jugando todos juntos e intentando hablar inglés. 

Sila: ¿Cuánto tiempo suele durar un campamento de verano? ¿Crees que en ese corto periodo de tiempo los alumnos mejoran su fluidez?

Sasha: Los campamentos suelen durar, como mínimo, una semana, pero hay jóvenes que se quedan dos y tres…creo que una semana es muy poco tiempo para mejorar la fluidez, pero estén el tiempo que estén, seguro que ganarán en autoconfianza al hablar el idioma.

Sila: ¿A qué te refieres a que es muy poco tiempo? ¿No están los padres contentos con lo que sus hijos han aprendido?

Sasha: Una semana es muy poco tiempo para que los niños aprendan inglés, y, por tanto, lo que no pueden esperar los padres es que su hijo salga hablando inglés tras una semana de campamento de verano. Para adquirir el idioma de una manera total la inmersión tiene que ser constante. Los campamentos son una opción excelente como complemento, pero no es la panacea.  Por ello, a la hora de escoger un campamento de inglés recomendaría coger programas de 2 o 3 semanas donde el aprendizaje será mucho más provechoso.

Sila: ¿Seguís los monitores algún programa, metodología, técnica, etc…?

Sasha: En el campamento donde yo he trabajado no teníamos una metodología preestablecida, aunque el programa incluía tres horas de horas lectivas de inglés por la mañana y el resto del día los jóvenes hacían actividades, excursiones, manualidades, deportes…con monitores nativos, es decir que se pasaban el día escuchando al monitor hablando en inglés. Con referencia a la técnica: “inglés natural”; les hablábamos a los jóvenes como si fueran nativos para que se acostumbraran a escuchar inglés nativo e intentábamos que los chavales también nos hablaran en inglés.

Sila:¿Cómo es el día a día en estos campamentos?

Sasha: ¡El dia a dia es muy duro para los monitores! Jajaja, no, es broma… Los chicos estaban en pie a las 8 de la mañana, a las 8.30 desayuno hasta las 9.30 (se repartían las tareas de poner y quitar la mesa, barrer…) de 9.30 a 12.30 clases de inglés, de 12.30 a 13.30 tiempo libre (podían jugar con la consola, jugar a futbol, pin-pon, hacer pulseras, dibujar, leer, etc. De 13.30 a 14.45 almuerzo, de 14.45 a 18.00 actividad con monitor (manualidades, excursiones…) y piscina. Esto último lo hacían en grupos para que la piscina no estuviera tan aglomerada, primero iban algunos a la piscina y los otros hacían la actividad y luego al revés. De 18.00 a 19.00 duchas, de 19.00 a 20.00 tiempo libre, de 20.00 a 21.30 cena, de 21.30 a 23.00 actividad de noche (juegos, cine, discoteca…) y, finalmente, a las 23.30 luces apagadas y a ¡todos a dormir!

Sila: ¿Crees que los alumnos se van orgullosos de lo que han aprendido en el campamento? ¿Suelen repetir en los años siguientes?

Sasha: Pues no sabría que decirte, algunos sí y otros creo que se van indiferentes, ya que hay que tener en cuenta que cada semana entran 150 jóvenes y muchos aprovechan para hablar en español. A veces, por mucho esfuerzo que pongamos los monitores en hablar inglés con los chavales, entre ellos hablan español, es normal e inevitable. Sin embargo, los campamentos son una gran oportunidad para que los niños, especialmente menores de 14 años, se familiaricen y mejoren su nivel de inglés en un entorno distendido y natural.

Por otro lado, para alumnos jóvenes, mi recomendación es (aunque suponga gastarse más dinero) enviar a los jóvenes a cursos de inglés en el extranjero,  o a casa de una familia de acogida, etc…Ya que así no tendrán más remedio que hablar en inglés, por lo menos cuando esté en la casa de acogida.

Sobre el tema de si los niños repiten, he podido comprobar que los chicos sí regresan al campamento en años posteriores….pero no sé si los padres los vuelven a enviar porque han aprendido inglés o porque se lo han pasado bien…jejeje Estoy segura que dependiendo de las organizaciones escogidas, el aprendizaje de inglés es más o menos provechoso.

Sila: ¿Qué te ha aportado a ti, monitora de este tipo de campamentos, personal y profesionalmente? ¿Qué retos has tenido que superar?

Sasha: La verdad que ser monitora de un summer camp es muy duro y trabajas con mucho compromiso y dedicación. Durante por lo menos una semana vas a tener, como mínimo, a 10 jóvenes bajo tu responsabilidad. Tienes que ser muy fuerte emocionalmente porque algunos de ellos lo pasan mal los primeros días al estar fuera de casa y, aparte de su monitor/a, eres su madre, hermana y psicóloga.

Lo más duro para mi es hablar inglés todo el rato, sobre todo cuando llegas al cuarto día, que los chavales ya han cogido confianza y se hacen los locos o como que no te entienden cuando hablas inglés y optas por el camino más rápido que es hablar en su idioma, sobre todo cuando les tienes que echar la bronca o mandarles recoger el comedor.

Personalmente te aporta mucho, cuando llega el final de su estancia y los chavales lloran porque no se quieren ir o te escriben cartas con dedicatorias, se quieren hacer fotos contigo…llena mucho. Es un trabajo duro pero, al final, te aporta muchísimas cosas positivas.

Sila: Y para acabar, dear Sasha ¿recomendarías a los padres enviar a sus hijos a este tipo de campamentos?

Sasha: Sí que lo recomendaría,  sobre todo cuando los padres no tienen más remedio que llevar a su hijo a un campamento por razones de trabajo, les recomiendo que aprovechen y los apunten a un campamento donde aparte de pasárselo bien aprenda algo útil, en este caso inglés.

Lo que también recomendaría es que los padres no esperen que su hijo salga hablando inglés fluido porque no será así.  Dependiendo del programa, es muy poco tiempo de estar expuestos al idioma, y, aunque lo llamemos “inmersión lingüística”, está el flotador que no les deja sumergirse del todo: estar rodeados de chicos con los que hablaran español.

 Creo que si el objetivo del campamento es complementar el aprendizaje del inglés, esta opción es excelente para niños de 5 a 14 años. En cambio,  para alumnos jóvenes, si lo que los padres quieren es que sus hijos hablen como un nativo, los padres deberían plantearse enviarlos fuera de España, donde estén todo el tiempo posible en contacto con el idioma y donde tengan menos oportunidades de utilizar su lengua materna.

Muchas gracias Sasha Pearson, you’re a star!

error

¡SÍGUEME EN MIS RRSS! ;)

error: Contenido protegido !!
Ir arriba