Quiero pronunciar bien inglés pero soy demasiado viejo/a

Cuántas veces he escuchado a  mis alumnos adultos decir: “Quiero aprender a pronunciar bien inglés pero ya se me ha hecho tarde” y cuantas veces le he dicho que es totalmente posible aprender a pronunciar inglés a cualquier edad, pero que no lo van a conseguir en un día…

Como os explico en este artículo, el  gran secreto está en la práctica. Si no practicas, no avanzas, o sea que todo depende de ti. Todavía no se ha inventado un chip que te inserten en el cerebro y de repente sepas pronunciar todos los sonidos del inglés. Si me entero de que alguien lo inventa, ¡os aviso!

¿Y por qué necesito pronunciar bien si ya me entienden cómo hablo?

Mmmhhh…tricky question! Si ya consigues que te entiendan en inglés ¿por qué deberías esforzarte en reducir tu acento español?

Hay muchas razones, aquí te propongo algunas, pero seguro que tú, en tu consciente o inconsciente, tienes muchas otras.

Si pronuncias bien inglés:

1) La gente te entenderá mejor -obvio-.

2) Accederás a un mejor trabajo.

3) Relacionada con la anterior: mejor trabajo=sueldo más alto (money ,money).

4) Conseguirás que te respeten más. Suena fatal, pero por desgracia la gente nos juzga constantemente, no solo por lo que decimos, sino también por cómo lo decimos.

Busca en tu mente y encontrarás miles de razones para mejorar tu acento inglés.

Soy demasiado viejo para aprender

El falso mito de que si eres adulto ya no serás capaz de aprender a pronunciar como un nativo está demasiado extendido y me pregunto si es porque, al hacernos mayores, nos volvemos más perezosos, impacientes y exigentes con nosotros mismos…

Por supuesto que los niños siempre tendrán más facilidad para captar y poner en práctica los sonidos del inglés, ya sabemos que son como esponjas, pero el hecho de que a nosotros los adultos nos resulte más difícil no significa que sea imposible.

Ya sabéis eso que dice: Si quieres, puedes y si puedes, debes.

Es posible que los adultos aprendamos a pronunciar en cualquier acento inglés, ya sea americano, británico o australiano, solo tienes que proponértelo. Y con “proponértelo” no me refiero a que una vez cada dos semanas veas una peli en versión original, no, es un trabajo del día a día.

Y te diré un secreto, sólo con unos 15 o 20 minutos al día de práctica, puedes aprender a pronunciar con un acento inglés perfecto.

“Buuff, 20 minutos al día… no me sobra tanto tiempo”, pensarás.

Mentira, es tu pereza la que habla. Seguro que cada día al despertarte haces un pipi, te lavas los dientes, te pegas una ducha y te preparas un café.

Hacer todo eso te lleva, como mínimo 40 minutos, pero es parte de tu rutina diaria, has creado un hábito que cumples cada día a rajatabla y, pase lo que pase, lo cumples de una manera espontanea.

Esa es la idea que quiero que entiendas. Guardarte 15 o 20 minutos al día para practicar inglés; tiene que formar parte de tu rutina diaria. Tiene que llegar a ser reflejo espontaneo, como lavarte los dientes.

Y no es tan difícil, de verdad, uno sólo tiene que proponérselo.

Las ventajas de lavarte los dientes todas la mañanas es que evitas caries, tienes buen aliento, y te cuidas la dentadura. Las ventajas de practicar inglés cada día durante 15 minutos es que al cabo de un año pronunciarás inglés casi perfectamente…pero no hay que mirar tan lejos, al cabo de un mes ya notarás grandes avances y eso te impulsará a seguir con tu rutina diaria de 15 minutillos al día.

¿Y cómo practico cada día 15 minutos de inglés sin aburrirme?

Hay muchos métodos para ir variando las prácticas. Os propongo dos tipos, dependiendo de vuestra personalidad:

1) Este método requiere estar motivado y ser una persona constante: Dedica 15 minutos al día a cualquier actividad en la que escuches como hablan inglés, ya sea televisión, radio, canciones, etc…Tienes la gran ventaja de que puedes elegir ¡lo que más te apasione! Pero, tras escuchar, repite lo que oigas. Dale al “pause” repite y dale al “play”. Entra en Youtube e imprégnate del idioma con documentales sobre tus temas favoritos, ya sea animales, Gran Hermano, Pop Idol, Los Simpsons, es igual lo que sea, mientras sea en inglés ¿a qué ya no suena tan tedioso? Y sólo son 15 minutos al día…con el tiempo querrás más y más, te convertirás en el monstruo insaciable (de las galletas) de la pronunciación.

2) Con este método te puedes relajar un poco más:  Hay un montón de cursos y recursos súper interesantes que te guiarán y motivarán para que vayas practicando unos minutillos al día. Estos cursos tienen la ventaja de que están especializados en estos temas. Tienen sus métodos propios y programas de trabajo y muchísima gente desmotivada se aferra a estos cursos para motivarse y seguir para adelante  Si te falta motivación, este es tu recurso perfecto. Busca un curso barato de inglés como este que te obligue a practicar y que te ofrezca nuevos retos cada día. Si eres del tipo que necesita un empujoncito al día, prueba uno de estos cursos.

Dime qué más excusas tienes para no dedicar 15 minutos al día a practicar la pronunciación y te las rebatiré todas 😉

Nunca se es demasiado viejo para aprender y un ratito al día lo encuentra todo el mundo.

¡Venga, ponte a practicar en vez de leer este blog! 😉

See you around!

Los comentarios están cerrados.