Ventajas y desventajas de los cursos intensivos de inglés

Los cursos intensivos son una modalidad de aprendizaje que, cada vez más, está aumentando en todos los sectores de la educación. Estudiar inglés como un/a jabat@ durante un mes seguro que te ayuda a mejorar la gramática, el vocabulario y, sobre todo, la fluidez en el idioma, pero tampoco es la panacea si no estás dispuesto a currar de lo lindo.

Ventajas de los cursos intensivos de inglés

Las ventajas de los cursos intensivos de inglés son muchas y aquí te presento algunas de ellas, aunque cada uno de nosotros encontrará sus propias ventajas.

Aprender más rápido

 Obviamente, la ventaja más conocida y esperada de estos tipos de cursos es que aprendes inglés más rápidamente. Si realmente te pones en serio con este curso intensivo, verás que podrás aprender bastante más de lo que harías en cursos convencionales de nueve meses. La gramática que se hace es la misma y el vocabulario también, pero en un período más reducido de tiempo. No es lo mismo exponerte a la lengua inglesa cinco horas al día que dos horas semanales. Tocas más temas en menos tiempo y, si el curso es bueno…hay de todo en la vida del señor, los contenidos se adecuarán a tus necesidades y aptitudes.

Estudiar en tu tiempo libre

Los cursos intensivos de inglés se suelen hacer en verano porque mucha gente aprovecha la época de vacaciones para aprender o mejorar su inglés, pero encontrarás este tipo de cursos durante todo el año en alguna academia de tu ciudad, por Internet o viajando al extranjero.

Esta es una de las grandes ventajas que ofrecen este tipo de cursos porque te puedes centrar al 100% en aprender inglés sin tener que preocuparte por los exámenes de la Universidad o por si en el trabajo tienes que trabajar horas extras. Tampoco te recomiendo que te machaques durante las vacaciones…estudia, aprende, esfuérzate, pero también disfruta del veranito o de tu tiempo libre. Si te organizas bien, hay tiempo para todo…y además siempre puedes compaginar estudio y ocio si, por ejemplo, en la playa mientras tomas el sol, en vez de leerte una revista de cotilleos te lees un libro en inglés adaptado a tu nivel, como estos de Macmillan.

Marcar pautas de autoestudio

Los cursos intensivos también son buenos para ayudarnos a marcar unas pautas de estudio y ser más autónomos a la hora de organizarnos. Este tipo de cursos suelen requerir bastante trabajo en casa para afianzar lo que has aprendido durante el día. El ritmo es rápido y se avanza mucho. Pero eso implica un esfuerzo extra para no quedarte atrás.  Haz las tareas que te pidan, ponte a tope con el homework, no dejes pasar ni una porque, si te duermes en los laureles, estarás echando a perder una oportunidad genial para mejorar tu inglés….y ya no hablamos de los euritos, dólares (o lo que sea) que tiras directamente a la basura… sino estás dispuesto a tomártelo en serio, gástate esa money en unas vacaciones…te saldrá más rentable…

Conocer a gente nueva

Tanto si haces el curso intensivo cerca de dónde vives, como si te vas al extranjero, verás que conocerás a un montón de gente con las que podrás compartir gustos, aficiones y las ganas de aprender el idioma. Verás que entre todos os ayudaréis y que conseguiréis formar un grupo con el que resolver dudas que os hayan podido quedar después de las clases. Después de horas de curro, nunca está de más tomarte una cañita con tus compañeros de clase, discutir sobre si ese verbo va con infinitivo o gerundio, conversar en inglés e incluso criticar al profe…tampoco nos critiquéis mucho, ¿eh?!

Buscar otros recursos

 Un curso intensivo, en el que no debas preocuparte de nada más que no sea el estudio del inglés, te permitirá también usar otros recursos que en otras épocas no te da tiempo, como pueden ser ver películas en versión original, escuchar música y practicar con las letras de tus canciones preferidas, leer libros en inglés, etc.

Esta última parte es esencial. Siempre nos quejamos de que no leemos porque no tenemos tiempo. Ahora es el momento de profundizar en el aprendizaje del inglés y sumergirte en el idioma. Lee en inglés todo lo que puedas ya sea revistas, periódicos o libros. Como te aconsejo en el post 12 trucos para aprender y practicar inglés gratis, ¿por qué no te lees tu libro favorito en inglés? Todo el esfuerzo complementario que hagas nunca resta, siempre suma. Tómate este curso intensivo con una voluntad de hierro que, sin duda, traerá sus frutos.

Resultados más rápidos

Con los cursos intensivos, debido a la rapidez en la que se imparten las materias como el vocabulario o la gramática, si el alumno pone todo de su parte, veremos que tendremos resultados mucho más rápidos de lo que tendríamos con un curso anual.

Incluso, aunque no seas consciente de que estás aprendiendo porque te da la sensación de que los conocimientos pasan por tu cabeza como un tren sin parada…aquello de “me entra por una oreja y me sale por la otra”….don’t worry!, estás adquiriendo los nuevos conocimientos, pero dale tiempo  tu cerebro para que asimile todo lo que aprendes.

Es como hacer fotos con las cámaras de antes: hacías las fotos y luego las tenías que llevar a la tienda a revelar (no las veías de inmediato) y cuando las ibas a recoger, de repente los recuerdos se convertían en realidades tangibles. Lo mismo te pasará estudiando un curso intensivo de inglés; harás todas las fotos y luego las revelarás y te darás cuenta de que sí has aprendido, que es tangible 🙂

Desventajas de hacer un curso intensivo de inglés

Por otro lado, como todas las cosas, hacer un curso intensivo de un idioma tiene también sus desventajas. Aquí te menciono alguna para que tú mismo puedas valorar la situación.

No es oro todo lo que reluce (all that glitters is not gold)

El primer tema es que en el mercado te vas a encontrar con todo tipo de cursos intensivos de inglés: los buenos, los regulares, los malos y los peores…y entre ellos un montón de estilos y colores diferentes.

Como te digo más arriba, infórmate bien de dónde vas a invertir tu dinero. En la academia o empresa que organice el curso, pregunta todo lo que se te ocurra…aún a riesgo de ser un coñazo. Es tu dinero, tu futuro y tu esfuerzo…Ahh!! Y aléjate como de la lepra de esos cursos intensivos que te ofrecen resultados garantizados: esos que te dicen que en dos semanas hablarás inglés como un nativo. Eso no existe, a menos que hayan inventado el chip del inglés y que te lo inserten en el cerebro…

En un mes no serás inglés (me ha salido un pareado)

Y relacionado con lo que acabo de decir, no le pidas peras al olmo. Vas a ver un montón de materia, vas a currar duro y, sin duda alguna, mejorarás la fluidez, aprenderás nuevo vocabulario, darás un paso adelante con los temas de pronunciación y resolverás dudas gramaticales…pero no saldrás del curso hablando un inglés perfecto, no te engañes. Eso requiere tiempo y esfuerzo.

Es un poco como la operación bikini…no sirve de mucho si te has pasado el año comiendo bollos de chocolate, frituras y bocadillos de chorizo y dos semanas antes de ir a la playa decides perder peso. Probablemente en dos semanas reducirás algún centímetro y tendrás menos retención de líquidos, pero matarte de hambre e ir al gimnasio cada día durante dos semanas no hará que tengas la figura de una top model.  Para hablar inglés como un nativo, tendrás que “cuidarte” durante todo el año.

Estudiar en casa

Uno de los inconvenientes de estudiar un curso intensivo es que los alumnos necesitan un alto grado de motivación para estudiar en casa ya que en las clases se va como una flecha con la gramática y el vocabulario, por tanto son los alumnos los que deben poner tiempo de su parte en casa para hacer las tareas que se les piden.

Conclusión

Como hemos visto, hacer un curso intensivo de inglés tiene sus ventajas y sus desventajas. Pese a que las desventajas son muy inferiores a las ventajas, cada uno de los alumnos deberá asumir qué es lo que les funciona mejor y, si es la primera vez que deben encontrar tiempo para estudiar por su cuenta, requerirá un esfuerzo extra de organización y motivación.

Los cursos intensivos de inglés son geniales para aprender el idioma más rápidamente,  por eso son muy útiles para acelerar el proceso de aprendizaje y ver resultados a corto plazo.

Un punto importante que debes tener en cuenta a la hora de informarte sobre los diferentes cursos es que, en un buen curso intensivo de inglés, la variedad de temáticas se deberían repartir proporcionalmente durante todo el curso. Es decir, de nada sirve que en un curso te enseñen un 70% de gramática y el 30% restante lo repartan entre speaking, reading, pronunciación, vocabulario, etc…

Tiene que haber un equilibrio bien planificado porque la lengua se compone de muchos factores…no sólo de gramática vive el inglés. Por tanto, a menos que quieras reforzar sólo una parte de la lengua inglesa, asegúrate que, antes de comprar unos de estos cursos, que el temario se ajusta a  tus necesidades. No te quedes con el primer curso que veas en Internet, sigue buscando, compara, infórmate bien, pregunta…porque estos cursos no suelen ser baratos y no estamos para perder tiempo y dinero.

See you around! 😉

Foto proporcionada por: Fotalia.com

Los comentarios están cerrados.