Cuándo empezar a enseñar inglés a los niños




Guest Blogger: Celia Garabaya, directora pedagógica de la guardería British Bubbles (bio al final)

¿CUANDO INTRODUCIR EL INGLÉS EN LOS NIÑOS?

El inglés, de un día para otro, ha pasado a convertirse en una de las asignaturas más importante del sistema educativo. La globalización del mundo y el acercamiento de los países de habla inglesa consigue que sea imprescindible el conocimiento de un idioma como el inglés a un nivel muy alto. Todos estamos acostumbrados a escuchar lo fácil que les resulta a los niños aprender un idioma nuevo frente a los adultos. Esto es cierto, pero debemos trabajar con una metodología para conseguir nuestros objetivos. Además de ser constantes y no desesperar en el intento.

De hecho, el momento ideal para que el niño comience a aprender un idioma nuevo como el inglés, es durante los 3 primeros años de vida. Esto tiene su explicación lógica ya que los recién nacidos tienen el cerebro preparado para desarrollar el lenguaje durante ése tiempo.La naturaleza, es sabia.

La comunicación verbal, es fundamental para las relaciones y la convivencia en sociedad. Pero, somos conscientes de que las dudas sobre el desarrollo del lenguaje surgen si intentamos enseñar varios idiomas a la vez durante éste periodo.

¿Por qué los niños aprenden dos (o más) lenguas fácil y rápidamente?

Vamos a ver los motivos por los que a un bebé no le cuesta tanto aprender dos idiomas. Cuando hablamos del lenguaje, no nos referimos a uno solo. Ya que al nacimiento, el niño no es consciente del medio que le rodea y se adaptará a la situación que se encuentre al nacer.

Esto quiere decir que si el niño está rodeado de gente que solo habla un idioma, el cerebro, lo asumirá como lo único. Y su cerebro se preparará para tener que resolver ésta solución. La diferencia es que, cuando el niño en el momento de desarrollo del lenguaje escucha a su alrededor diferentes idiomas indistintamente a personas que son cercanas a él (no si lo escucha de vez en cuando sin constancia), el niño lo que hará será discriminar esa lengua o acento cuando le involucramos en un ambiente con diferentes lenguas. Esto pasará a ser lo normal para él cerebro del niño. Con lo que asumirá que es la única realidad, teniendo que prepararse para entender y hablar en dos idiomas de una forma rápida, y que suponga el menor esfuerzo posible, ya que lo tendrá que realizar el resto de la vida. Con lo que el niño, irá preparando su cerebro para resolver éste problema y ser más rápido.

De ésta forma, el niño conseguirá un desarrollo bilingüe total ya que será capaz de hablar diferentes idiomas como el inglés sin tener que pensar, traducir ni analizar las frases. Esto se debe a que el desarrollo cerebral del niño habrá sido totalmente diferente que el de cualquier niño monolingüe. El cerebro tan solo busca relacionarse con su entorno. Nuestro objetivo como seres humanos que se relacionan es la comunicación.

¿Cómo lo conseguimos?

Cómo siempre digo, lo más importante a la hora de enseñar inglés a los niños es ser constantes y, por supuesto, tener un plan o método que seguiremos para conseguir nuestros fines.

Los niños aprenden por diferentes métodos los primeros años.

Los pilares básicos son:

1. La repetición

Aunque los niños absorban muy bien la información, debemos repetir los conceptos varias veces para que les queden bien fijados. Siempre es más importante que el niño aprenda bien menos cosas, que saturarle con información y, muchísimo menos,  hacerle aprender de memoria.

2. La relación

Cuando un niño no sabe hablar y es incapaz de entender un idioma, la base con la que cuenta para aprender es la relación. Relacionar conceptos con sus estímulos visuales y sonoros. Si le decimos “avión” y le enseñamos un dibujo de un avión, el cerebro del niño irá fijando el vocabulario. Por eso es tan importante la gesticulación cuando hablamos con los más pequeños ya que facilita la tarea de relación en los niños y bebés.

3. Es un juego

Uno de los mayores problemas que nos enfrentamos con el inglés en los niños es cierto rechazo hacia la asignatura. El inglés debe aprenderse a través del juego y no tratarlo nunca como una asignatura más ya que es una herramienta que va a ser muy útil el resto de nuestra vida. El niño debe entender que es importante pero que la irá aprendiendo poco a poco.

Autora Celia Garabaya: “Soy educadora de profesión, me permite pasarme todo el día rodeada de mi pasión: los niños y su educación y aprendizaje, especializándome en el inglés a edad temprana. Colaboro en diferentes blogs infantiles: soy directora pedagógica de la guardería British Bubbles.  También me puedes encontrar en Google +.”
Artículos relacionados:

Si te ha gustado este post, no te olvides de suscribirte a mi blog.