Profesor de inglés, ¿nativo o no nativo?




Amelia Sánchez, colaboradora de aprendeinglessila, nos plantea en este artículo una duda que muchos estudiantes tienen al buscar un profesor de inglés: ¿profesor nativo o profesor no nativo?, esa es la cuestión.

En realidad, como bien explica Amelia, ambos tipos de profesores tienen sus ventajas y desventajas (pros and cons), pero a la hora de la verdad cada alumno es un mundo y debe encontrar lo que mejor se adapte a el/ella y a su método de aprendizaje. 

Empecemos con lo que nos cuenta nuestra friend Amelia:

La casualidad ha hecho que cayera entre mis manos un artículo muy interesante.

En él se nos planteaba el siguiente dilema: si tuviésemos que buscar un profesor para nuestro hijo, ¿qué preferiríamos, un nativo o un no nativo?

Así, a bote pronto, sin ninguna información extra acerca de la respectiva formación de los candidatos, la gran mayoría escogería al nativo. ¿O me equivoco?

Es precisamente esto lo que siempre ha levantado tanta polémica en el entorno en el que nos movemos los que nos dedicamos a la enseñanza de la lengua extranjera.

Tanto es así, que el pasado mes de octubre se celebró, en la ciudad de Salamanca, el congreso Multilingual Education: Policy, Practice and Reality.

Uno de sus más destacados ponentes fue el filólogo húngaro Peter Medgyes, autor del libro El profesor no nativo.

Medgyes enumera en su obra las diferencias existentes entre profesores nativos y no nativos, la actitud que presentan ambos de cara a la enseñanza de la lengua extranjera, así como las virtudes y defectos de cada uno. Además el autor habla con conocimiento de causa.

Él mismo aprendió inglés en su país con profesores no nativos. Posteriormente, Medgyes se convertiría no solo en profesor, sino en toda una eminencia en el terreno de la lingüística y la didáctica de la lengua inglesa. De hecho, son numerosas las  obras que ha publicado al respecto.

Antes que nada debo confesar que se me hace inevitable no hablar desde la subjetividad.

Es frecuente que el profesor no nativo  se sienta muchas veces infravalorado e incluso, en algunos casos, hasta menospreciado.

No, no es una cuestión de, cómo lo diría, celos profesionales, de favorecer a unos y perjudicar a otros, de sentirte frustrado en tu profesión… Pienso que lo ideal sería que se tomara en consideración la formación de cada uno. Y a partir de ahí, elegir lo que creamos más conveniente.

Sin embargo, la realidad es que en la mayoría de los casos, resulta muy difícil competir en un proceso de selección (no me refiero a oposiciones) con un profesor de inglés nativo.

No me malinterpretéis. Todo el mundo debería tener las mismas oportunidades. Y es precisamente a eso a lo que me refiero.

Me explico; en el caso de los nativos, el CV pasa casi directamente. El simple hecho que “hable inglés perfectamente” ya le va a allanar el camino.

La otra cara de la moneda es el aspirante no nativo, cuyo CV suele estar bien surtidito de cursos de formación en diferentes aspectos de la lengua inglesa, metodología y didáctica incluidas, por no hablar de la propia carrera universitaria, máster y demás. ¿Y todo para qué?

Pues para que el aspirante que tenga el inglés como lengua materna suela ser el que se quede con la vacante.

Perdonadme que emplee este tono un tanto sarcástico, pero será que como lo he vivido en primera persona, me resulta inevitable ser más neutral. Lo más justo hubiera sido tener en cuenta el CV  de cada candidato.

En la sociedad actual, muchos directores de centros privados, los propios padres y hasta los alumnos, consideran que el profesor de inglés nativo ofrecerá una calidad de la enseñanza superior a la de un no nativo.

Y por una parte es comprensible que los colegios bilingües se publiciten con el reclamo de “profesores nativos”, (que-no necesariamente-implica-titulados).

A fin de cuentas, esto resulta bastante lógico. Su misión es saber vender el producto. Es el comprador, es decir, los padres, los que deberían interesarse por la calidad de ese producto.

Como en muchos otros aspectos de la vida, no deberíamos quedarnos con el envoltorio, sino mirar dentro. O dicho de otro modo, informarse acerca de la preparación de ese profesor nativo, si está cualificado o no. No se trata de mejores y peores. Todo va en función de la persona y de lo bien o lo mal que desempeñe su trabajo.

No todos los hispanohablantes estamos “sobradamente” preparados para dar clases de español, don’t you think so?

A continuación vamos a ver las diferencias que podemos encontrar entre un profesor nativo y uno no nativo:

Ventajas de los profesores de inglés nativos

1. Acento

Obviamente no podemos competir. Un nativo hablará con mejor acento que un no nativo.

Bien es cierto que hay  no nativos que rozan la perfección, y resulta difícil averiguar si se trata o no de un nativo.

Sin embargo, siempre hemos dicho que lo importante es pronunciar correctamente las palabras, nunca dijimos que todos deberíamos hablar con uno u otro acento.

Nuestra meta debe ser hablar con fluidez, sin errores, hacernos entender y que nos entiendan, en definitiva, comunicarnos.

Y si podemos pillar el acento, ¡pues genial!

2. Lengua actualizada

Un nativo no usará la lengua de manera forzada.

Habla como se habla en la calle, de manera natural. Además. está al día en todos los cambios que va sufriendo la lengua coloquial.

Sabrá qué expresiones están en desuso, y cuales están de moda…Todos estos detallitos son los que se nos suelen escapar a los no nativos.

A veces, podemos emplear expresiones que ya se consideran un poco anticuadas.

De ahí que siempre os recomendemos mantener updated, es decir, actualizada, la lengua porque ésta va sufriendo modificaciones con el paso del tiempo.

Por eso siempre tendréis que estar en un continuo proceso de aprendizaje. Tomáoslo como una obligación porque, como digo yo, si no notaréis como os vais oxidando.

3. Empatía

Puede que algunos estén pensando a qué viene ahora hablar de sentimientos.

Pues tiene mucho sentido. Hay muchas personas a las que el proceso de aprendizaje de un idioma se les hace muy cuesta arriba. Un no nativo sabe ponerse en su lugar, porque él mismo ya pasó por ahí y conoce los errores que cometemos los hispanohablantes al aprender inglés de primerísima mano.

Según Medgyes “Ya que venimos del mismo origen cultural y socioeconómico que nuestros estudiantes, podemos empatizar con sus problemas en un grado mejor”.

4. Gramática

Parece que a los no nativos nos encanta dar reglas gramaticales, que es precisamente lo que menos les gusta a los alumnos.

Sin embargo, los nativos se suelen centrar más en el speaking y el listening.

Son conocidas sus metodologías más dinámicas y creativas. El uso del libro de texto es algo más bien secundario. Y eso es claramente un punto a su favor.

Aunque, también debo admitir que en los últimos años (y dependiendo del profesor), las técnicas de enseñanza no varían demasiado entre profesores de inglés nativos o no nativos.

5. Referencias culturales

Aprender una lengua no solo se basa en saber comunicarte sino también empaparte de la cultura. Un nativo puede aportar más referencias culturales que un no nativo.

6. Lengua materna

Un nativo hará un menor uso de la lengua materna de sus alumnos. Un no nativo puede recurrir a la traducción con más facilidad.

Ventajas de los profes no nativos

Como hemos podido comprobar, en ciertos aspectos el profesor nativo toma la delantera, pero los no nativos no nos quedamos atrás, nosotros también contamos con algunas ventajas que los nativos no tienen:

1. Mejor modelo para los alumnos

Según Medgyes: “Un profesor que sea no nativo puede considerarse un mejor modelo para sus alumnos”.

Está relacionado con el punto de la empatía del que hablamos antes. Un no nativo sabe lo que supone aprender inglés. Conoce qué aspectos resultan más complicados de entender y por lo tanto, puede adelantarse a los futuros problemas.

Sabe por qué tiene que hacer hincapié para reforzar ciertos aspectos. Usa trucos y consejos que le resultaron útiles en su época de estudiante.

Todo esto hace que el alumno gane más confianza y se sienta más cercano al profesor y al target language.

Un nativo, sin titulación, nunca ha estudiado en profundidad su lengua materna, por lo tanto le será más complicado explicarla y detectar ciertos problemas causados por la interferencia de la lengua materna.

Al respecto Medgyes señala “Un profesor no nativo puede incluso, con un simple vistazo, adivinar cuál es el problema”.

2. Conoce la lengua materna del estudiante

Sí, ya vimos antes que el uso de la lengua materna en el aula está un tanto estigmatizado.

Para Medgyes: “Hay ciertas ventajas en usar, sin abusar, tu lengua natal”.

Creemos que las clases tienen que ser 100% en inglés. Pero a veces, no queremos admitir, incluso nosotros, los no nativos, que una simple traducción ahorra tiempo y evita malos entendidos.

Espero que con esto entendáis que “nativo” no es siempre sinónimo de “buen profesor” ni de “profesor titulado”.

Es como si cada uno de nosotros fuéramos profesores de español en potencia. Que sepamos hablarlo en mejor o peor medida, no nos convierte en profesores de lengua, ¡ni mucho menos!

Con su última obra, Medgyes ha pretendido dar “un mensaje inspirador a los profesores no nativos”…

A mí me vale, ¿y a vosotros?  😉

Foto proporcionada por Microsoft

Comments on this entry are closed.




Share This

Si te ha gustado este post...

Compártelo con tus amigos ;)