Por qué todavía NO HABLO INGLÉS con FLUIDEZ 🤔

fluidez en inglés

Por qué todavía NO tengo FLUIDEZ en inglés 🤔

Conseguir la fluidez en el inglés es el sueño de cualquiera que empieza en este mundillo pero requiere un compromiso y esfuerzo que no está al alcance de todos.

Es muy típico empezar dominando las expresiones más simples comohow are you?”, “my name is…” y ya casi que nos podemos visualizar hablando de todo como si le hubiésemos dado a un botón mágico en nuestra cabeza.

La verdad es que tener tanta visión de futuro y optimismo es la hostia (y si alguien sabe cómo se entrena, por favor sed generosos que a muchos y muchas nos interesa).

Pero volviendo a lo importante, hablar con fluidez implica muchísimo trabajo.

¿Cómo se consigue la fluidez?

Ser fluido en un segundo idioma significa seguir un método de trabajo de forma constante, estar atento a los errores, practicar sin parar…y en esencia, conseguir que el inglés se convierta en una pieza fundamental de nuestra vida diaria.

El problema es que al aprender a expresarnos en inglés, cada persona evoluciona a su propio ritmo.

Habrá personas que desarrollen esa capacidad natural para expresarse en otra lengua y sin tener que traducirlo todo en su cabeza mientras que a otras les costará la vida.

La verdad es que lo que se dice fácil, no es.

Sin embargo, y por regla general, si no vemos evolución en nuestro speaking es porque no estamos siguiendo un método de trabajo que estimule ese salto a la “espontaneidad”

Pero calma que de todo se sale porque en este post hablaremos de ciertos aspectos que podemos tener en cuenta para ver por qué no conseguimos mejorar y muchas estrategias para darle un empujoncillo al asunto.

Y si has sido capaz de comerte la súper introducción que te he preparado, estoy segura de que te va a encantar lo que hay más abajo (no seáis malpensados que ya nos conocemos)…

Encuentra tu método de trabajo propio

En otro post: «Usa tu estilo de aprendizaje para aprender inglés más fácilmente», ya mencioné que un mismo método de trabajo nunca funcionará por igual para diferntes tipos de personas.

Además, hay personas que necesitan dedicarle más tiempo a la gramática, otras al listening para pillar bien la pronunciación de algunas palabras, otras que con un par de horas a la semana les vale como 4 días de trabajo… (éstas en concreto dan mucho asco jeje).

Pero ojo, con esto no quiero decir que no sea importante seguir ampliando nuestro léxico de verbos y vocabulario personal.

Ya pedes tener una mente prodigiosa para aprender nuevos conceptos que de poco te a servir si no la “nutres” con términos y expresiones cada vez más complejas.

Pero lo más importante, y con lo que quiero que te quedes, es que encuentres el método de trabajo que mejor se adapte a ti y con el que veas que realmente estás avanzando

Además, cuando hablo de un “método de trabajo”, no hablo únicamente de hincar codos como tal…

Déjame que te pregunte:  ¿recuerdas el momento en el que aprendiste a hablar bien el español?, ¿te suena haber empezado desde 0?, ¿practicando el verbo “ser o estar”?…obviamente no.

De hecho, ninguno empezó “aprendiendo” español, sino descubriéndolo e interesándonos, a medida que crecíamos, por cada vez más elementos de nuestro entorno, sin que nadie nos dijese si debíamos aprender más sobre un tema que de otro.

La clave para conseguir la fluidez en inglés

Pues esa es justo la clave para para empezar a hablar con naturalidad en otro idioma

Debemos encontrar nuestro propio equilibrio entre aprender las herramientas que necesitamos sí o sí para poder hablar en inglés (aquí incluyo vocabulario, verbos, phrasal verbs…) y a complementarlas con aquellos temas que más despierten nuestro interés de forma natural.

Recuerda que nadie ha dicho que tengas que hablar 100% con fluidez en inglés sobre todos los temas del mundo.

Además, si ni siquiera somos capaces de hacerlo en español ¿por qué en inglés tendría que ser diferente?,¿O acaso eres capaz de hablar sobre política, ingeniería, medicina… como si tuvieses todo el Internet en tu cabeza? (no hace falta que respondas).

En cambio, sí que lo hacemos sobre lo que más nos gusta o con lo que más estamos acostumbrados: sobre libros, el trabajo, viajes, mascotas, vacaciones, nuestro día a día…

Pues ese es un buen punto de partida, arrancándonos a hablar sobre temas con los que más cómodos nos sintamos e intentando aplicar las herramientas que ya hemos aprendido .

Encourage yourself a hablar sobre lo que te gusta, lo que te apasione, incluso si es contigo mismo delante de un espejo, verás como poco a poco comienzas a soltarte y ya no querrás parar de hablar en inglés 😉

Open your mind

Además de querer hablar de sobre temas que despierten nuestro interés, no podemos olvidarnos de que en la vida real (o en un examen), habrá momentos en los que necesitemos hablar sobre temáticas con las que no nos sintamos 100% cómodos/as.

Es posible que ya sepas hablar sobre tu día a día con tus amigos sin problema alguno (y te felicito, porque sin duda tiene su mérito), pero quedarse en la zona de confort puede ser bastante contraproducente (y más aún si necesitamos alguna titulación oficial).

Dicho esto, es esencial que en nuestro método de trabajo incluyamos ciertas técnicas que nos “ayuden” a desenvolvernos poco a poco con topics con los que a priori no sepamos como meterles mano.

Además, no es lo mismo una persona que lleva poco tiempo hablando en inglés que aquella que ya lleva años practicando el idioma y que se maneja relativamente bien dentro de varios temas diferentes.

Dicho esto, si eres de las personas que están a medio camino (por así decirlo) entre hablar con naturalidad y fluidez o no, te propongo acostumbrarte (u obligarte) a hablar, poco a poco, sobre temas a los que aún no les has dado una oportunidad (o que directamente ni conocías).

Por suerte, hay varias opciones que te podrán ayudar:

  • Practica la lectura en voz alta:

En Internet encontrarás montones de libros en inglés (bien adaptados a tu nivel o libros de inglés normales), infografías, historias personales…de todos los niveles y temáticas que te puedas imaginar (así que las excusas se las cuentas a otra).

Como en este punto lo que más te interesa es adaptarte a hablar en inglés sobre nuevos temas sin pillarte demasiado, te propongo leer en voz alta un párrafo o una página (según lo vago/a que seas) hasta ser capaz de decir ese fragmento sin equivocarte ni una sola vez.

Es una excelente forma de entrenar un speaking variadito” y poco a poco te acostumbrarás a hablar sobre temas cada vez más diversos.

Además, seguro que descubrirás nuevos topics súper interesantes con los que seguir practicando, así como términos y expresiones para cuando quieras hacerlo “al natural” y arriesgarte para conseguir esa fluidez en inglés tan deseada.

Ya verás el empujón brutal que le metes al inglés 😉

  • Escuchar y escuchar podcasts:

Los podcasts son una maravillosa fuente de información sobre temas súper chulos y tampoco tienen por qué ser muy largos.

Un buen podcast que sea rico en vocabulario y expresiones de 3-4 minutos es música para tus oídos, da igual si el tema te llama más o menos la atención.

Te propongo escuchar el podcast (o una parte) y luego intentar explicarte a ti mismo y con tus propias palabras la temática del audio en voz alta (no sirve de nada guardárselo en la cabeza). Además, hay estudios que afirman que hablar solos es sinónimo de inteligencia…(yo ahí lo dejo).

Puede parecer un poco coñazo pero créeme, pocas cosas aportan más como aprender a expresarte por ti mismo 😉

¿Pero que pasa si ya tienes un nivel algo superior? es decir ¿eres capaz de mantener una conversación medianamente “natural” sin pillarte en exceso sobre temas menos habituales como el arte o el mundo de la política?

En ese caso, y además de tirar de las opciones anteriores, te propongo buscar directamente clases de conversación o bien, si prefieres no gastarte un duro, buscar gente que esté en la misma situación que tú siguiendo las redes sociales de tus profes favoritos... como una servidora, donde encontrarás a gente en tu misma situación (intentando aprender, mejorar e intentando conseguir la fluidez en inglés) jeje:

fluidez en inglés fluidez en inglés fluidez en inglés fluidez en inglés

Internet da hoy en día una ventaja que te cagas para practicar de todo (literalmente) y seguro que no te resultará complicado encontrar algún compañero/a para practicar un speaking un poco más avanzado 😉 (y ya si es gratis pues imagínate). Y no te olvides de las cientos de páginas de intercambio de idiomas que existen en el mercado.

Inmersión lingüística (o todo lo que puedas… y más)

Si a pesar de todos tus esfuerzos, incluyendo los podcasts, el hablar con otros nativos, todas las series de Netflix que te tragas en inglés…sientes (y notas) que aún no te desenvuelves con fluidez en inglés, entonces puede que no estés fallando tú, sino todo el entorno que te rodea

Te voy a interrogar un poquito más.

¿Cuántas horas al día le dedicas al inglés?, ¿1 hora?, ¿2 horas?.

A ver, es mejor que nada, todo hay que decirlo.

Pero, y ahora piensa: ¿cuántas horas al día hablas, lees, escuchas o haces cosas en español? Y si ya lo trasladamos a todas las horas de la semana, ese ratito que le dedicamos a practicar inglés se queda bastante corto…

Piensa que si hemos sido capaces de aprender a hablar tan bien el español (porque en serio, se nos da de puta madre) es porque vivimos rodeados del idioma 24 horas al día (en la tele, con la gente, en el móvil…)

En ese caso, te propongo que intentes olvidarte del español (sí sí, como lo oyes)

Prueba a configurar tu smartphone en inglés, a leer noticias en inglés, a escuchar música en inglés…básicamente, intenta hacerlo todo en inglés y poco a poco, tu cabeza se irá acostumbrando a pensar en inglés (que al final es justo lo que queremos). Aquí te dejo un post que escribí hace un tiempo sobre trucos para practicar inglés gratis que quizás te sirva y te motive a no tirar la toalla para conseguir la fluidez en inglés.

Ya en serio, ¿por qué cojones no nos explicaban esto de pequeños/as con lo útil que es?

Y lo más importante, ten curiosidad por saber expresar aquello que más te cueste, aunque sea una chorrada.

Imagínate que estás hablando con tu BFF sobre lo que hiciste el fin de semana y te falta la palabra clave para terminar la frase y no te sale lo que quieres decir.

Pues dedícale un minutillo a pensar como hubieras podido terminar la frase más tarde, te aseguro que ese mínimo detalle te ayudará a que no te vuelva a pasar más adelante 😉

Y eso es todo lo que debes saber sobre como mejorar tu fluidez en inglés, lo único que te queda ahora es poner en práctica todo lo aprendido.

Nos vemos en el próximo post 😉

error

¡SÍGUEME EN MIS RRSS! ;)

error: Contenido protegido !!
Ir arriba