El inglés que hablamos en España

nivel de inglés

El otro día estaba tomando unas cañitas con una profe de inglés de Manchester y estuvimos comentando el típico/tópico nivel de inglés «intermedio» de los españoles.

No descubrimos nada nuevo, solo proponíamos nuestras teorías personales de por qué los españoles hablamos tan mal inglés. Ella me dio el punto de vista de profe nativa que ha dado clases de inglés a gente de todo el mundo durante más de 30 años y me explicaba las diferencias que veía entre un estudiante alemán u holandés a uno español.

La principal, of course, es el sistema educativo. Nuestro sistema para el aprendizaje de idiomas está caducado. Es totalmente ineficaz. Apesta a rancio.

Los estudiantes españoles de inglés, en general, dominamos la gramática pero la cagamos en los aspectos más comunicativos (speaking, writing y listening). Nunca nos enseñaron a hablar y a escuchar.

nivel de inglés
Infografía: Cambridge Monitor

Veámos nuestro cómo nos enseñan inglés en España con un ejemplo práctico.

Pepe y su Presente (simple)

Tomaré como referencia a un español de a pie. Llamaremos a nuestro sujeto, no sé…Pepe. Pues bien,  Pepe empezó a estudiar inglés en la escuela primaria. Allí le explicaron el presente simple.

Luego llegó la secundaria y, por si a Pepe no le había quedado claro del todo, le volvieron a explicar el presente simple. Pero ahí no queda la cosa, llegó el temido Bachillerato.

Pepe estaba preocupado porque ya eran palabras mayores, que si tenía que sacar buenas notas, que si iba a dar cosas nuevas, que si la PAU para arriba, la PAU para abajo, que si el oral de inglés en la PAU…

«¿¿Cómo!!!?» «¡Pero, cómo va a ser eso!!», se escandalizó Pepe al enterarse de que posiblemente, cuando él llegara a segundo, su prueba de acceso a la universidad incluiría una prueba oral de inglés: «¡Pero si yo apenas sé decir cuatro palabras en inglés!» (ninguna usando el presente simple, dicho sea de paso…).

Llegó el temido segundo de Bachillerato y ¿quién estaba ahí para recibirlo? Pues ¡quién iba a ser si no! ¡El presente simple!

Con toda la paciencia del mundo y con la misma sensación de dejá vu que le había seguido curso tras curso, Pepe terminó su etapa en el instituto.

En la actualidad, tras haber finalizado su formación académica, licenciatura incluida, se da cuenta de que es incapaz de comunicarse por escrito en inglés…y de mantener una conversación, ¡ni hablamos!

Spain is different

Paradójicamente, el mismo país en donde ha estudiado (y que le ha dado esa pobre base en lo que a la lengua extranjera se refiere), le exige…Sí, sí…le e-xi-ge…un alto nivel de inglés para la mayoría de trabajos.

Hoy Pepe no sabe qué hacer con su vida, o bien se queda en el país  y se apunta en alguna escuela de idiomas, clases particulares, cursos intensivos y demás; o se va a algún país angloparlante por una temporada.

Lo primero que se nos pasa por la cabeza es: si una persona ha recibido una enseñanza de la lengua extranjera durante tantos años, ¿cómo es posible que no sea capaz de desenvolverse?

Ojo que, cuando digo desenvolverse, no me refiero a recitar a Shakespeare con los ojos cerrados, sino a mantener una conversación sencilla o ser capaz, al menos, de pedir una dirección o un café en un bar cuando esté de viaje.

Será que, como dicen por ahí, ¿los españoles somos incapaces de aprender inglés?

Of course, not.

Nos han enseñado mal y, por tanto, hemos aprendido poco y mal.

¿Hay solución o es demasiado tarde?

Algún día (fingers crossed) alguien de por ahí arriba se dará cuenta de que estamos a la cola del mundo a la hora de hablar el «idioma universal». Algún día alguien hará algo, y el sistema educativo evolucionará en vez de irse para atrás (ojala pueda ver ese día 😕 ).

Pero mientras tanto solo nos quedan nuestros propios recursos para cambiar las cosas, tendremos que movernos por nuestra cuenta… buscarnos la vida.

Tanto sea asistiendo a clases de inglés en academias, particulares, yendo al extranjero una temporada, apuntándose a quedadas de «language exchange«, arrasando con todo lo útil que encontremos en Internet, devorando libros y pelis en V.O., lo que sea necesario para no quedarnos estancados en la España de los años 70 (que es nuestro Presente Simple, el de Pepe).

No será fácil. Requiere sacrificio y dedicación. Pasaremos por etapas en las que el aprendizaje será más lento, tendremos la sensación de estancamiento, bajón, frustración y probablemente queramos tirar la toalla.

Pero nooo, seremos constantes. Pondremos en práctica lo aprendido. We won’t give up.

El inglés es una puerta al mundo, al «futuro continuo» (ya toca olvidarnos del Presente Simple).

Recordad que cuanto menos sepamos, más maleables seremos. La ignorancia de unos es el poder de otros. 

The future is in your hands
The future is in your hands

Crédito infografía: Cambridge Monitor

Los comentarios están cerrados.